Saturday, April 08, 2006

Del apagón y otras vivencias

Desde el 2 de abril me están debiendo una hora gracias a que ese día empezó el daylight saving time; y aunque ya ha pasado una semana con el nuevo horario, todavía no logro engañar al reloj biológico, no he encontrado la manera de hacerlo asociar el atardecer con las 7:30 p.m. y no con las 6:30 p.m. La sensación es la misma que la de “El Apagón” en el gobierno de Gaviria.
Mientras trato de acostumbrarme al nuevo horario, la primavera se va abriendo paso en los alrededores. Los árboles, que en el invierno quedaron reducidos a ramas y troncos, empiezan finalmente a tener encima algo de color (diferente al blanco). Todavía no se cuál me gusta más, si la transición verano-otoño, o invierno-primavera. Mis roomates me dijeron que en esta temporada iba a poder verificar si efectivamente no era alérgica a nada, por la cantidad de polen y no sé de que más que empieza a circular en el ambiente; hasta el momento voy invicta.
En las próximas tres semanas viene el cierre de este semestre; como remate que se respete, el nivel de intensidad es mayor que el del resto de la vuelta. Se vienen los últimos take-homes, junto con un trío de tareas y un par de proyectos con su respectiva presentación, voy a ver como hago para que los días sean de al menos 36 horas y no de 24.

No comments: