Saturday, April 01, 2006

Melting Pot

Hoy en este país se celebra algo parecido al día de los inocentes en Colombia, aquí se llama “April Fool’s Day”. Eso me puso a pensar en las peculiaridades de algunos de los personajes de otros países que he podido conocer estando por estos lares. Me he dado cuenta que con los turcos se congenia fácilmente, son súper fiesteros y buena gente; también con personajes de la India se logra un empatía casi instantánea, la comida es una delicia, y no deja de sorprenderme la actitud altruista que tienen siempre. Con los europeos, sólo es necesario cruzar dos palabras y uno se da cuenta que adentro todos tienen su espíritu antiyanqui, están aquí porque adoran N.Y, algunos son muy curiosos de cómo es vivir en Colombia, y en general si no están con una cerveza en la mano, no hablan mas de 10 minutos seguidos. La misma vaina pasa con los estadounidenses, con ellos ya se sabe que nunca pronunciarán mas de la cantidad estrictamente necesaria de palabras para armar una frase (rara vez más de 5), y eso sí, a una distancia prudencial. Los chinos se que existen y que hay varios viviendo en el edificio (se puede oler), pero nunca he visto un estudiante de la China en las “horas sociales con pizza gratis”. Entre los europeos, sobresale un grupo de húngaros, que son como los pavos reales del zoológico, nunca había visto tanta arrogancia y sobradez al mismo tiempo y en una misma persona; de golpe es impresión mía, y lo que pasa es que no he entendido (y creo que nunca lo haré), que un programa de doctorado realmente es una gran trivialidad. Los argentinos que he conocido, contrario a la idea maradonesca que tenía, han resultado bastante agradables; no puedo dejar de mencionar a los puertorriqueños, que se niegan a ser llamados ciudadanos estadounidenses y cuelgan la bandera de su Puerto Rico del alma en el cuarto, pero eso sí, aplican a todos los “grants” para ciudadanos estadounidenses; adicionalmente, están erróneamente convencidos de que hablan español.
Y finalmente, mi gente linda, los colombianos, unos bacanes, “jodidos pero contentos” ¿y que otra cosa podría uno esperar de un país, en donde en la primera plana de el periódico que más circula, aparece que el vallenato por fin la logró en los grammy (con carta de premio Nobel de literatura de por medio), junto a la noticia de alguna tragedia?

2 comments:

Anonymous said...

De acuerdo. Sin embargo, donde esta la arrogancia de los gringos? esa es la peor, porque es implicita, escurridiza, disfrazada... es decir, la mas peligrosa.

Eduardo Osorio said...

gracias por las flores