Thursday, August 31, 2006

107 días en el país del Sagrado Corazón

Pues si. Se me acabaron las vacaciones. Ayer regresé de la tierra querida. En estos momentos tengo un leve guayabo emocional mezclado con un toque de mamera y algo de desubique; que seguramente a medida que pasen los días se irá desvaneciendo.
Volví a estar del lado del tablero en un salón de clase, me vi con mis amigos y amigas, monté bicicleta otra vez entre montañas, dejé que mi familia y el chico me consintieran; pucha la pase muy bueno, me hubiera gustado quedarme otro poco.
Antes de dormirme pensaba que este viaje fue bien diferente al del año pasado; uno de los pasajeros era una réplica tamaño natural del Divino Niño, en la aduana ya no estaba asustada, ya tenía a donde llegar y sabía como llegar. Además, como ya conozco gente, el Largo (uno de los colombians que andan por estos lados) me fue a recoger. Creo que no pude evitar decir la frase de cajón: carajo, el tiempo se pasa volando.

A empujar lápiz una vez más (aunque creo que este semestre voy a empujar más tecla que lápiz).

5 comments:

Eduardo Osorio said...

por que mas tecla? oyea, hay una fiestica el sabado aqui en mi casa... es de bienvenida para los de primer anio de mate. no organizo yo, pero pues haba gentecita.

N.Santamaria said...

Lo de la empujada de tecla es porque voy a ver simulacion. Y me suena la fiesta, ahi es donde emborrachan a los primiparos? el man de berkeley me dijo -hace un anio- que se metio una jala poderosa...

Eduardo Osorio said...

jajaja. pues depronto. llamame si necesitas un ride o algo.

Luis Fernando Largo Gutierrez said...

Natah.

Gracias por la propaganda en tu post.

Que tal el nuevo acople? WAAAAKEEEEEEE UUUUUPPPPPPPP!

Gracias por los bocadillos y por el detallito.

Por lo menos llego y el clima se mantiene igual al de la tierra natal llueva y llueva y llueva.

Oiga diga la verdad, sumerce fue la que trajo ese Divino Niño gigante para que no apoye a todos acá . . . ja ja ja ja

è.castro said...

Nada mejor que el buen descanso para empezar las nuevas etapas. Efectivamente estoy por pensar que en aquella caja negra se iba a mover algo diferente a una bici...y ahora todo tiene sentido! Divino Niño...quien lo hubiera pensado.

Suerte y ánimo!