Thursday, November 01, 2007

El inicio del vicio

Lejos estaban mi Papá y mi Mamá de imaginarse las consecuencias de haberme comprador ese triciclo. No sé qué tan lejos cuando me compraron la monareta y la primera todoterreno (de un sólo cambio). Una quedó en el olvido por allá en los 80’s (porque crecí y me quedó pequeña) y la otra no tan por allá en los 90’s (quién sabe qué pendejadas tenía en la cabeza).
Tuvieron que pasar casi 10 años para el reencuentro, pero como dirían por ahí: lo que es pa’ uno es pa’ uno.

7 comments:

Mafe said...

Con esos vicios... pa' que enemigos!

Eduardo Osorio said...

Los vicios son lo mejor. Bueno, nuestros vicios.

è.castro said...

jajaja sumerce.. los papas ahi no se imaginaban... y despues los novios/as preguntan cual es la cosa con la bendita bicicleta esa!!! se podria decir.. nacidos para rodar :)
a mi me va a cobrar "la mona" los 5 meses de dejarla alla colgada en el patio...jajajaja

N.Santamaría said...

Mafe: Yo (corazon) mis bicis.

Eduardo: De acuerdo, si asi de buenos fueran todos los vicios...

e: nah, lo bueno de las bicis es que no son rencorosas para nada...jajaja.

Elkin Castro said...

Todos tenemos derecho a:

un vicio
una desviacion
una perversion

Como minimo jaja

Got Largo? said...

ja ja ja ja ja ja

Recordar es vivir !!!!

N.Santamaría said...

Elkin: jajaja... aprobada esa ley.

Largo: yes indeed.