Tuesday, September 15, 2009

Hola, hola

Aparte de aprender todo el poco de carajadas que me tocó aprender en los 25 cursos (si, leyó bien 25) que he tomado hasta el momento, ahora resulta que me toca aprender a encantar audiencias -y en Inglés- en un curso obligatorio para aprender a hablar en público. Las delicias de haber caído en una escuela de negocios digo yo.
No es suficiente que me critiquen -en vivo y en directo- como me paro, que muevo y que no muevo, si miro o no a los ojos, y con el resto de colegas en la audiencia (que se juran descendientes del mísmismo Einstein o similar); encima me tienen que grabar en un vídeo para que lo revise y vea con mis propios ojos qué tengo que mejorar. Que dicha. Como si no tuviera ya suficientes jodas para estresarme.

Más vale que al final del semestre sea capaz de vender huecos, y venderlos caros.

5 comments:

MaJaDeRiA said...

Jejeje.
No tiene idea de cómo la entiendo.
Con un agravante, yo estudie dizque comunicacion, que mucha gente cree que es "recración y deporte".
Ergo, se supone que a mi me gusta eso.

Hagame el consabido favor.

Mafe said...

Pero si tumerce eres encantadooooora!
Cual es el problema?
jeje...

Mientras estuve en Arte y Urbanismo me criticaban mas la pinta y la forma que en realidad el contenido de la exposicion. Hasta me llegaron a decir que iba "extremadamente bien vestida", y que eso estaba mal porque creaba una imagen de superioridad... no me jodan!

Ahora en ingenieria, aaaahhh... me quede con la maña de hacerlo a lo recreacionista y a estos les parece raro. Pero digno de imitar porque ya mas de un profesor me ha dicho que le ayude a los orientalitos con aquello de la parte histrionica de la exposicion.

Mira tu.

N.Santamaría said...

Que les piquen caña. Sin joder. Uno para todo no es bueno.

Elkin Castro said...

Vender enciclopedias.. o biblias jajaja

N.Santamaría said...

Pero caras.