Saturday, August 07, 2010

Sin gasolina

Hace cinco años estaba alistando maletas con rumbo a gringolandia para empezar el doctorado, ni hablar de la sobrecarga de motivación y optimismo, mi panorama era más rosa que la pantera. Lejos estaba yo de imaginarme la misión imposible en la que me estaba metiendo.

Un lustro después el medidor de la gasolina ya está cerquita de la "E", y todavía falta el último empujón. Espero que las bravías tierras de Santander hagan su magia la próxima semana, si no, este último año va a ser un HC del Tour, sin bocadillo y aguapanela.

2 comments:

Mafe said...

Metele la segunda... un platanito y una barrita de granola. No queda de otra!

è.castro said...

sumerce, animo y pa'lante.. no falta nada pal premio de montana de primera categoria...tomar airesito en la bajadita a la tierrita, soltar la pierna y apretar pa'rriba que falta solo lo ultimo!