Thursday, November 08, 2012

La naranja mecánica


Hoy hay motivo para resucitar este sitio, porque por primera vez desde que volví a Bogotá hace 1+ año, superé el miedo a que me atracaran/tumbaran de la bicicleta, y me atreví a ir y volver del trabajo en bici. La compañera de aventura fue la de la foto. Ella es minimalista, ligera y me sorprendió lo rico que andamos en pavimento y concreto con un sólo cambio. Y encima es pinta. Muy chévere mi naranja mecánica.

No voy a decir que me sentí segura todo el tiempo, pero si el 80% de la ruta que ya es ganancia. El 20% donde la cosa se empieza a poner medio peluda es llegando al centro de la ciudad, en esa parte toca ponerle fé a las oraciones de mi mamá y de mi abuela para que nos libren de todo mal y peligro. La bici viene con opción de volverla fixie, de manera que si uno pedalea hacia atrás, la bici anda hacia atrás. Se me ocurre que así, si me la llegan a robar, el(a) que se la robe tiene caída garantizada a los dos metros si se sube. Pero primero me toca volverme experta en el asunto de no poder dejar de pedalear.

Lo digo una y lo repito mil veces, larga vida a las bicicletas (y a las ciclorutas).


No comments: