Friday, May 24, 2013

Larga vida a las bicicletas

Cuando era chiquita, recuerdo a mi papá con la oreja pegada al radio oyendo las transmisiones del Tour y la Vuelta; siempre lo impresionó la facilidad con la que Lucho Herrera se comía las lomas europeas, y gritaba y brincaba y peleaba. En ese entonces, nunca entendí cuál era la vaina, al fin de cuentas eran unos manes en lycra andando en bicicleta por Europa y ya.

Pero hace 10 años me empecé a enviciar con esos aparatos, y hoy soy una convencida de que la bicicleta es uno de los inventos más importantes de la humanidad. Encima, empecé a seguir a los escarabajos colombianos en sus competencias, y resulta que soy la digna versión femenina de mi papá, grito, brinco y peleo. Quién lo creyera. Si usted estimado(a) lector(a) no sabe de qué le estoy hablando, puede empezar por aquí

Hoy, a mí se me acelera el pulso cuándo veo vainas como la de abajo. Urán dejando todo en la cancha mientras un grupo de locombianos le hacen barra. Hija de mi papá. Nada que hacer.

 

No comments: