Thursday, December 05, 2013

La vida te da sorpresas

Si señores y señoras, en contra de los pronósticos de muchos y muchas me casé hace una semana, y le dije adiós a Colombia una vez más. 

En el 2005 cuando largué de la tierra querida a la conquista de un doctorado, iba con un cocktail en el sistema nervioso, mezclando el miedo a que me quedara grande vivir y estudiar en USA y la emoción de la independencia. Y así aterricé en el Liberty de Newark ese agosto 17. Que me iba a imaginar yo que adicionalmente al cartón del doctorado, el premio a la aventura incluía a prince charming. Pero de eso sólo me vine a dar cuenta año y medio después de salir de Penn State; y pensar que casi lo dejo ir por mi terquedad de quedarme viviendo en Colombia. Esa hubiera sido la máxima embarrada imperdonable en mi historia, no seamos pendejas. 

Esta vez el sabor del cocktail en la aterrizada en el Liberty era sólo de felicidad y cursilería. Que delicia, por favor otra ronda de lo mismo, shaken not stirred.

Y entonces resulta que la historia de un doctorado puede tener un final al estilo disney:


Ese si no lo vi venir. Vamos a ver a qué sabe la vida en Ithaca, NY.

2 comments:

MaJaDeRiA said...

Felicitaciones!!!!!

A mi me alegra mucho mucho verla y saberla feliz y enamorada

Saludos!

Mafe said...

La vida sabe a felicidad reina.
A que mas puede saber?
Ya llegan los renos, los muñecos de nieve... los Grinches-ses y esas cosas bonitas, pero llegan con un tipazo lo mas de simpatico al que hemos llamado Mr. Guifi desde hace un par de años.

FelicidaT!!! y SaluT!!!